Mujeres de ahora y del barroco protagonizan el concurso de las Jornadas

Los jóvenes creadores podrán ganar un ordenador portátil gracias a ‘Mujer áurea, mujer ahora’

Las mujeres barrocas no pasaron desapercibidas en su momento, aunque en muchos casos la historia haya hecho añicos su legado, brillaron y fueron reconocidas en sus facetas de actrices, dramaturgas y creadoras. A lo largo de los últimos años los centros educativos están desarrollando programas de igualdad de género en las aulas que apuntan a una justicia social necesaria, y en esa dirección, es muy importante trabajar con los más jóvenes en proyectos que de manera activa y creativa les sirva para entender el mundo de una forma igualitaria desde la crítica y la reflexión.

Mujer áurea, mujer ahora

Las XXXVII Jornadas que tendrán lugar del 3 al 9 de mayo en nuestra ciudad se han propuesto acercarse a los más jóvenes con este concurso que les invita a la creación audiovisual. En esta pieza de un minuto de duración podrán hablar de personajes históricos, dramaturgas, actrices, pensadoras, personajes de obras relevantes… y establecer una línea que relacione a la mujer contemporánea con los retos a los que esta se enfrenta en la actualidad. El concurso está dirigido a chicos y chicas de entre 13 y 25 años con inquietudes audiovisuales y sensibilidad por la literatura y la historia.

BNI Almería se suma a uno de los objetivos de la presente edición y se encargará de ofrecer el premio a la pieza ganadora que consiste en un ordenador portátil HP de 14 Pulgadas.

¿Cómo Participar?

Sube la pieza a Instagram etiquetando a las JTSO y a BNI Almería, con el hashtag #siglodeoroalmería y #bnialmeríaconlacultura

Plazo para participar: Hasta el sábado 8 de mayo

Quemar para silenciar

Reconocidas en su tiempo, olvidadas durante siglos y rescatadas en la actualidad

“El mundo iluminado y yo despierta” , escribía Sor Juana Inés de la Cruz. Efectivamente, estaban despiertas, presentes y activas. Ella, junto a María de Zayas, Ana Caro, Sor Juana Inés de la Cruz, La Baltasara… forman parte de una lista más extensa de lo que se pensaba hasta hace unos años. Hablamos de las mujeres que se desarrollaron en las artes escénicas, en concreto en el teatro y que, a pesar de que la historia se haya cebado con su legado, algunas llegaron a ganarse la vida con ello como profesionales de la dramaturgia o la interpretación. Eran reconocidas en su tiempo, incluidas en los elogios de sus coetáneos masculinos, y ni con esas, consiguieron el respeto de la historia.  

A pesar del ostracismo al que fueron condenadas, los festivales de teatro clásico están haciendo justicia a estas mujeres desde hace algunos años, gracias a la labor de investigación y divulgación que desarrollan profesionales de las letras y las artes, haciendo que sus nombres nos sean cada vez más familiares. La dificultad de localizar sus nombres y sus obras tiene que ver con el hecho de que algunas ocultaron su identidad con pseudónimos, así como con el descubrimiento de que muchas de sus obras fueron devoradas por las llamas. La quema de libros y la destrucción de bibliotecas tiene una larga historia y en ocasiones ha sido el punto de partida de una revolución. 

 

De momento solo se han podido rescatar dos obras de las numerosas que se cree que escribió Caro, El conde Partinuplés y Valor, agravio y mujer. De Sor Juana quedan varios autos sacramentales y las comedias Los empeños de una casa y Amor es más laberinto, esta última escrita a medias con el fraile Juan de Guevara. De Zayas se conserva solo una, La traición en la amistad, aunque su novela Desengaños amorosos, ha sido adaptada para la escena por el dramaturgo Nando López. 

 

“Resulta imposible acercarse a la narrativa de Zayas sin sentirse interpelado por su discurso ingenioso y valiente, con el que cuestiona los retrógrados mecanismo sociales que rigen el mundo en que se desenvolvió su autora, una de las máximas voces de nuestra literatura del Siglo de Oro”, argumenta Nando López, en su adaptación de Desengaños amorosos.

 

A la pregunta de si estas mujeres eran feministas únicamente por el hecho de escribir en unos años en los que la mujer no era protagonista en los ámbitos educativos, literarios, artísticos… la afirmación es contundente. En sus escritos, las dramaturgas respetan las convenciones de género, pero utilizan la pluma para hablar cobre cuestiones que les afectan por su género como la elección de marido, los tópicos que envuelven a a las mujeres, y presentan modelos femeninos nuevos que incluyen el derecho a la cultura.

 

En la programación de esta edición de las Jornadas estará muy presente la mujer concebida desde diferentes perspectivas.

“Vamos a analizar y revisar la dimensión de la mujer en el teatro áureo, tanto como generadoras de historias , es decir como dramaturgas,  actrices e intérpretes, y como personajes, los cuales eran un fiel reflejo del rol femenino en la sociedad de la época”, explica Gemma Giménez, directora artística de las Jornadas.

 

Si te interesa profundizar en esta cuestión, no te pierdas la programación de esta edición