Antonio Serrano, impulsor de las Jornadas de Teatro del Siglo de Oro de Almería

Antonio Serrano estará siempre ligado a las Jornadas como impulsor y también como uno de los grandes defensores de esta cita teatral almeriense que ha recibido reconocimientos como el Max de la Crítica en el año 2013 y posteriormente la Medalla de la Academia de las Artes Escénicas. Durante 27 años, Serrano trabajó para acercar el teatro clásico a nuestra provincia, y todo ello partiendo de un gesto aparentemente sencillo que consistía en organizar pequeños encuentros en la antigua Universidad Laboral, donde trabajaba como profesor.

Sin duda este festival tiene una identidad singular gracias a él y a todos los profesionales con quienes contó en el camino. Antonio Serrano nos habla en esta XXXVII edición de la salud del teatro clásico actual y de sus impresiones sobre las dramaturgas barrocas.

El teatro clásico hoy vive una época de pleno reconocimiento por no decir “dorada”. La Compañía Nacional de Teatro Clásico tuvo mucho que ver en esto, y la existencia de más de una decena de festivales de clásico avalan lo que digo. Y es lógico: tenemos el patrimonio teatral barroco más rico de Occidente, aunque a veces lo ignoremos y echemos de menos más protección y más entusiasmo por nuestra cultura y por nuestra lengua.  Pero…

Con los clásicos se puede hacer de todo siempre que esté bien hecho, tenga coherencia y, al final, veamos la obra en sí y no un mero pretexto. Marsillach fue valiente Juan Dolores opta por montajes arriesgadísimos que son una maravilla. Peris Mencheta tiene hoy un Lope nada conservador. Sólo dos condiciones: que tengan rigor y calidad; que debajo de las adaptaciones no se escondan los incapaces.

Es verdad que hay pocas dramaturgas barrocas, pero las hay, y muy buenas. Me dejan atónito las cosas que dice Feliciana Enriquez de Guzmán en Las Gracias mohosas (con un montaje inolvidable de Juan Dolores) y la rotundidad y la grandeza de Sor Juana Inés de la Cruz en Los empeños de una casa, que, por cierto, también vimos en Almería dirigida por Manuel Canseco. ¡Y qué pena que no conozcamos más obra de Sor Marcela de San Félix, la hija de Lope que quemó muchos de sus escritos instigada por su confesor!

Antonio Serrano

Licenciado en Filología Románica en la Universidad Complutense. Su trabajo de investigación gira casi siempre en torno al teatro áureo, aunque ha hecho incursiones en el teatro, la novela o la poesía contemporáneas.

Ha realizado actividades en diversos campos: Ha sido director del Aula de Teatro en la Universidad de Almería, director de las  Jornadas,  actor de radioteatro y autor de diversos textos teatrales, entre otras muchas actividades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *